Páginas

martes, 2 de diciembre de 2014

No pasa nada… es nuestro derecho.





 Imágenes : Natalia Rak

No pasa nada si en la escuela de nuestro/a hijo/a nos tildan de sobreprotectores por exigir que no se les castigue, ningunee o etiquete. No pasa nada por oponerse a la silla de pensar. No pasa nada, es nuestro derecho.

No pasa nada si en la escuela de nuestro/a hijo/a el profesor/a nos mira con cara rara al expresar nuestro desacuerdo con los deberes y/o exámenes. No pasa nada si nos tachan por ello de no tener ni idea de “pedagogía u enseñanza”. No pasa nada, es nuestro derecho.

No pasa nada si nuestro hijo/a tiene una rabieta en la calle o en el metro o en un restaurante y la gente nos mira inquisidora. No pasa nada por sentarnos en el suelo y respetar sus ritmos, mientras otros chismorrean. No pasa nada por llamar la atención o porque nuestro hijo/a lo haga si lo necesita. No pasa nada, es nuestro derecho.

No pasa nada porque discrepemos y discutamos con un pediatra o  una enfermera o quién haga falta para que se respeten los derechos de un niño/a enfermo. No pasa nada por poner una denuncia en el hospital o en el centro médico si no son respetados. No hace falta aguantar sermones, ni ser condescendientes. No pasa nada, es nuestro derecho.

No pasa nada porque el ginecólogo/a o matrona de turno nos trate de locas al hablar de parto natural, parto en casa o parto respetado. No pasa nada porque nos tachen de irresponsables. No pasa nada, es nuestro derecho.

No pasa nada porque nos juzguen y psicoanalicen por nuestras lactancias. No pasa nada porque nos mire raro la pediatra, la suegra, la profesora o el vecino. No pasa nada, es nuestro placer, es nuestro derecho.

No pasa nada por ser los raros, las que reclaman, los que incomodan, las que exigen.

No pasa nada por nadar a contracorriente.

A veces es la mejor opción posible.

A veces es la única opción posible.

No vamos solas.

Estamos haciendo lo correcto. Vamos paso a paso. Es nuestro derecho protegerlos y protegernos. Es nuestro derecho cambiar el mundo. Es nuestro derecho tener derechos.

Es nuestro derecho SER FELICES.




Myriam Moya Tena

14 comentarios:

  1. Gracias Myriam, hoy necesitaba estas palabras. Enhorabuena por poner en palabras respetuosas lo que sentimos

    ResponderEliminar
  2. Ole!!!!!! Me encanta!!!!!! Enhorabuena <3

    ResponderEliminar
  3. Gracias, precisamente hoy como dice Carmela, lo necesitaba

    ResponderEliminar
  4. Esa es mi Myriam! Y no solo no pasa nada sino que da un gusto tremendo! Yo pagaría por ver la cara de mi enfermera cada vez que me mira por encima de las gafas preguntado: ¿todavía le das? Jajajajajaja

    ResponderEliminar
  5. Sabiendo que hay mas gente que pensamos asi es un poquito menos dificil. Menos dificil nadar contracorriente para criar a seres maravillosos para poder llegar a conseguir tener ese mundo maravilloso que en algun momento tiene que existir. Gracias

    ResponderEliminar
  6. Ha merecido la espera por volver a leerte, maravillosas tus palabras una vez más, y ahora estoy en el móvil pero en cuanto pueda lo voy a imprimir para llevarlo contigo, porque mis peores momentos en estos casi tres años de crianza han sido cuando por miedo al qué dirán, por ir contracorriente, no he escuchado a mi hijo como si estuviéramos solos. Gracias por tus palabras, de verdad, somos más de lo que pudiera parecer.

    ResponderEliminar
  7. Gracias a todas por los comentarios, un abrazo desde Barcelona

    ResponderEliminar
  8. Un abrazo, Myriam, me encantó el post.

    ResponderEliminar
  9. que gusto pasarse por aqui!
    hermoso!

    ResponderEliminar
  10. Sí pasa Myriam... pasan sus derechos y los nuestros... pasan sus "pequeñas" historias y las nuestras. Pasa que aprenden con nueatro ejemplo...
    Gracias por ponerle palabras a tantos pensamientos compartidos :)

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Hola a todos. Les recomiendo que ingresen a https://www.mediafem.com/ donde el equipo de Mediafem tienen la capacidad de monetizar e impulsar sus sitios web, especialmente los dedicados a la mujer. Yo he trabajado con ellos, de forma que me ayudaron a comercializar mi sitio web. Cuento con un ejecutivo que me asesora en cuanto a la mejor forma de monetizar mi web y mucho más. Ingresen y no se arrepentirán.

    ResponderEliminar