martes, 1 de noviembre de 2011

¿De verdad crees que alguien que usa este par de zapatos ...




¿De verdad crees que alguien que usa este par de zapatos es capaz de hacer chantaje, manipular con su llanto, montar un circo o liarla parda?

¿De verdad crees que alguien que usa este par de zapatos es capaz de amargarte el día, subírsete a la chepa, fastidiarte a propósito, provocarte?


¿De verdad crees que alguien que usa este par de zapatos es capaz de mentir, de fingir, de provocarse el vómito, golpearse o autolesionarse para salirse con la suya?

¿De verdad crees que alguien que usa este par de zapatos es responsable de tu mal humor, de tus fracasos, de una ruptura “matrimonial”?

¿De verdad crees que alguien que usa este par de zapatos debería ser capaz de dormir de un tirón, de dormir(se) solo, de anular sus instintos de supervivencia?

¿De verdad crees que alguien que usa este par de zapatos no tiene derecho a llorar, ni a no tener hambre y no comer, ni a ponerse enfermo en el momento más inoportuno?

¿De verdad crees que alguien que usa este par de zapatos debería adaptarse a ti, a tus ritmos de adulto tantas veces modificados para complacer a otr@s adult@s? ¿De verdad crees que él/ella es diferente del resto?

¿De verdad crees que alguien que usa este par de zapatos es capaz de maltratarte, es un opresor/a, un dictador/a, un/a déspota?

¿De verdad crees que alguien que usa este par de zapatos es más feliz al cuidado de una persona ajena o de una institución que junto a ti, su madre o su padre, su figura de apego?

¿De verdad crees que alguien que usa este par de zapatos es un/a llorica, un/a abusón, un/a quejica, un mimado/a, un estúpido/a o un consentido/a?

¿De verdad crees que alguien que usa este par de zapatos debería ser independiente de ti, crecer sin vínculos, sin apego, aprender de la fustración? ¿De verdad te crees que eso le hará fuerte y le preparará para la vida?

¿De verdad crees que alguien que usa este par de zapatos es merecedor de golpes, azotes, gritos, insultos, comparaciones o cachetes? ¿De verdad crees que no hay otras maneras de educar?

¿De verdad crees que alguien que usa este par de zapatos es el final de todo lo bueno, un sacrificio, una tortura, una traba a tu vida profesional o de pareja?

¿De verdad crees que alguien que usa este par de zapatos, es decir tu hij@, te impide realizarte como ser humano, como mujer o como hombre?



Si has contestado a una sola de estas preguntas con un "sí":



cuando tengas delante a tu retoño,

abre tu corazón y mira sus zapatos,



una y otra vez, mira sus zapatos

y sus ojos.

14 comentarios:

  1. Espectacular!!! Te aplaudo de pie!

    ResponderEliminar
  2. Demasiado bello! Yo también te aplaudo de pie!

    ResponderEliminar
  3. Precioso Miryam.... es verdad, todos cuando miramos los zapatos de bebés nos enternecemos ja,ja,ja ¿Que tendrán?...... increíble que en la vida nos olvidemos de los que realmente son, y son para nosotros, nuestros hijos....... Muchas gracias por este post

    ResponderEliminar
  4. gracias por esta reflexion, llevo varios dias desquiciada de los nervios a causa de mi hija pequeña, incluso be estado con un ataque de ansiedad en urgencias, y tras leer esto, me remuerde la conciencia y hasta las lágrimas caen por mi mejilla, gracias de corazón, justo es lo q necesitaba oir para reaccionar de una vez y tomar las riendas de la educación de mi hija, a la q adoro, pero no sé demostrárselo.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno, me ha encantado y cuanta razón tienes, mi hija (de sólo 4 meses) me hace chantaje porque cuando la dejo en la hamaca se pone a llorar y se calma en brazos... Sin comentarios. A mí me da igual, he decidido criar a mi hija desde el amor, cariño, respeto, apego.. ya puede decirme quien sea que lo estoy haciendo mal, con solo ver la cara de mi hija me basta para saber que es feliz, luego estoy haciendo lo correcto. Un besote ;)

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todas por los comentarios,

    un abrazo en especial a esa mamá que no está pasando por su mejor momento, no te sientas culpable, simplemente toma conciencia de lo que puedes cambiar dentro de ti para que la relación con tu hija sea más fluída, y pide relevo o ayuda a otras mamás, hay momentos del puerperio que son especialmente duros para todas, pero creo que es importante no perder nunca de vista que tu hij@ y tú vais en el mismo barco, mucha suerte

    ResponderEliminar
  7. En breve yo seré papá... Y se me acaba de poner los pelos de punta... Maravilloso.

    ResponderEliminar
  8. En breve yo seré papá... Y se me acaba de poner los pelos de punta... Maravilloso.

    ResponderEliminar
  9. En breve yo seré papá... Y se me acaba de poner los pelos de punta... Maravilloso.

    ResponderEliminar
  10. Acabo de encontrarme con este post y me ha llegado muy adentro. Lo primero, la foto... es lo que me ha llamado la atención.. Y luego, cómo no, esas palabras tan bien aprovechadas y bien utilizadas para decir algo tan bonito de una manera tan especial..

    Gracias Myriam, has sido un descubrimiento!!

    ResponderEliminar
  11. Descubrirte esta mañana ha hecho vibrar mi corazón, mi alma y todo mi ser...me he sentido tremendamente identificada con algunos de tus post y sé que jamás podría expresarlo de la manera que lo haces por eso te agradezco el oportuno comentar y sobre todo la especial forma de hacerlo.
    Cariños y toda mi gratitud para ti.
    Mamá de Julieta... :)

    ResponderEliminar
  12. Bellisimo!! dan ganas de siempre andar mirando las patitas de los más pequeños... y después perdernos en sus ojos.
    saludos!
    Natalia

    ResponderEliminar
  13. BRAVISISISISMO!!! Me tienes enamorada!!! Besitos!

    ResponderEliminar