viernes, 28 de diciembre de 2012

Hija mía, tú no necesitas ser una “niña buena”…



 Imagen by Faby


Hija mía, tú no necesitas ser una “niña buena”, porque los niños son niños, no son buenos ni malos, y desde que naciste sé que eres mágica e irrepetible, como cada niño/a que nace… tú solo tienes que ser tú. 

Sé que para ti no existen las palabras “bueno” y “malo”, ni siquiera las expresiones “portarse bien” o “portarse mal”. Sé que eso no lo vas a aprender en casa, pero estás escolarizada y te relacionas con gente de muchos tipos, por lo que esa visión “blanco o negro” del mundo -que tanto nos gusta a los adultos- algún día te llegará.

Necesitas saber (ya te lo vamos explicando) que cada persona actúa en cada momento lo mejor que puede, que todos tus actos son tuyos, que tienes derecho a enfadarte, a estar triste, a estar contenta, nerviosa, a tener miedo, a ser feliz… pues todas tus emociones son válidas y te ayudan a avanzar en tu camino. Tu padre y yo estaremos gustosamente a tu lado para acompañarte cada vez que nos necesites. 

Hija mía, tú me has enseñado a vivir mis emociones (también las negativas) y, sobre todo, a desprenderme de ellas, a no apegarme… sigue así. Vive las tuyas como has hecho siempre y déjalas ir. Que el centro de tu vida seas tú y no los demás (ni siquiera yo o papá) porque cuando una está centrada, la armonía y la empatía imperan. Tú nos lo demuestras día a día. 

Gracias, hija, por tus días revueltos, que nos sirven de espejo a ambos; gracias por hacernos crecer como familia; por tu enorme manejo de las emociones a pesar de tu corta edad, por tu sabiduría en el conflicto, por tanto amor incondicional, por tanta paz. 

Yo fui una “niña buena” y como madre te libero de tener que serlo porque no es sano. 

Ser una niña buena significa ceder parte del control de tu vida a los demás; intentar agradar a las personas que más quieres, de manera inconsciente, a costa del propio dolor o de la injusticia; obedecer a los mayores (padres, profesores etc) dejando a un lado tus propios deseos; no permitirte el enfado, ni la rabia. 

Ser una niña buena significa caer en el rol de ser demasiado madura para tu edad y perderte parte de tu infancia. Significa tender a la perfección y a la excelencia, una trampa del mundo de los adultos para cortar las alas. 

Hija mía, ser una niña buena significa (a veces) por desgracia enfermar. Enfermar para escapar de la presión de un mundo familiar y escolar que limita la propia creatividad, la libertad y el juego de experimentación de la vida, que pone en una jaula los propios deseos y algunas emociones, bajo el disfraz de que es por tu propio bien. 

Yo fui una niña buena que sobrevivió (hoy puedo decir que soy una adulta desobediente y creativa) pero sufrí un buen rato en el camino.

Yo fui una niña buena que supo acompañarse de buenos terapeutas y crecer.

Como madre, yo te libero de todo ello:

te libero del chantaje emocional que no te estamos enseñando, 

te libero de algo que tú desconoces: los premios y los castigos, que por desgracia rigen una parte del mundo y del sistema educativo tradicional. 

te libero del “si (no) haces eso me enfado, me voy o no te quiero”. 

te libero del "porque lo digo yo" o del "porque soy tu padre/madre"

te libero de la necesidad de actuar para agradar a los demás, incluidas yo misma  o papá. 

Y hablaré (y discutiré sobre ello) con quién haga falta: educadores, profesores, conocidos, familia… y siempre me tendrás de tu lado, porque lo único que quiero y a lo que aspiro es a que seas feliz… 

Como la madre loba que soy, defenderé tu LIBERTAD

Myriam Moya Tena





Pd: ya te he explicado que Papa Noel no lo ve todo, ni trae los regalos por ser buena,  como se dice por ahí; así que te puedes comportar libremente, como has hecho siempre…

Pd2. He escrito una especie de continuación que se llama "Querida niña mala" por si os apetece leerla y una mini reflexión sobre la libertad de las niñas.

Pd3. Si quieres ser MINI MECENAS (mecenas por un día) de este blog y contribuir a que siga publicando nuevos posts  PINCHA AQUÍ.



100 comentarios:

  1. Me ha encantado. Ni Papa Noel lo te todo y desgraciadamente los adultos... No ven más allá! Totalmente de acuerdo contigo

    ResponderEliminar
  2. Bravo!!! Me encantó. Estoy contigo en todo... y en tu misma situación. Susanna.

    ResponderEliminar
  3. Muy buen post, Myriam, totalmente de acuerdo en todo.

    ResponderEliminar
  4. Wao! Clap clap clap de pie! Excelente post

    ResponderEliminar
  5. Bello, bello, bello!! aceptar la vida propia, la de los otros, como una paleta repleta de colores!!
    un aplauso por esa mirada tan abarcadora!!
    :)
    cariños
    Natalia

    ResponderEliminar
  6. ¡Más aplausos de pie!

    ResponderEliminar
  7. Lo único que no he entendido es "porque los niñxs son niñxs"
    Todo lo demás me ha encantado.
    Gracias : )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me refiero a que no necesitan ningún adjetivo añadido, porque suele etiquetarlos, un abrazo, Myriam

      Eliminar
    2. Me he enamorado de tu manera de escribir. Me encanta lo que dices y cómo lo dices. Muchas gracias!!! Teresa Martínez.

      Eliminar
  8. 100% de acuerdo. Ojalá todos los niños escucharan eso de sus padres.
    Sigo por aquí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Gracias a todas por los comentarios, el mundo está plagado de madres/padres que fueron obligados a ser "niños buenos". Muy interesante un comentario que he recibido en facebook de una mujer a la que le tocó ser "la niña mala" (nada fácil ese rol tampoco) y del que se ha liberado para maternar

    Un hondo abrazo

    Myriam

    ResponderEliminar
  10. Buenísima entrada, con ella me he dado cuenta de lo buena niña que soy hoy en día, y no me gusta nada de nada, quiero educar a mi hija para que no lo sea, porque se sufre demasiado, gracias por ayudarme en esa tarea, un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Todo muy bien enfocado, como individuo. Pero, vivimos en sociedad y somos sociables ¿no?. ¿Los conflictos nos resultan de nuestra relación con los otros? Me parece estupendo educar en ser uno mismo. Pero solo es una parte. Considero que la más fácil. La otra parte, la de ser tu mismo y respetar a los otros. Cuando tu yo, tu libertad, tus deseos y los mios, entran en conflicto. ¿Como los resolvemos? Y lo que no encuentro en tú artículo, ¿como educo a mis hijos, para que no dejen de ser ellos y respeten el ser del otro?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, yo creo firmemente que un niño que ha sido respetado y no coaccionado respeta a los demás, lo veo en mi hija y en mis alumnos pues hace 15 años que soy profesora de secundaria. De hecho los niños son empáticos por naturaleza. Luego aprenden por imitación, según su entorno. Un niño feliz suele convivir en paz con sus semejantes, un niño frustrado suele sufrir muchísimo y eso repercute en su relación con los demás y consigo mismo. El conflicto es de todas maneras una oportunidad más para el aprendizaje y la mayoría de los adultos entran en conflicto consigo mismos casi más a menudo que con los demás. Los niños son un poco nuestros maestros pues no se apegan a sus emociones y resuelven los conflictos con mucha más sencillez, tienen menos ego.

      Eliminar
    2. Hola Myriam, coincido en todos los comentarios positivos que he leido por aquí, en tu post expresas muchas de las cosas que pienso yo (algunas también las he plasmado en mi blog), pero la respuestea que le das a este Anónimo me gusta mas todavía. Cuando yo hablo con gente sobre este tema y les explico casi lo mismo que tu cuentas en este post, me replican con cosas parecidas y les contesto lo mismo que tú, si un niño es respetado, respetará, y efectivamente la imitación es fundamental, si nosotros obligamos a que nuestros hijos nos respeten "porque si" ellos aprenderan que hay que imponerse a la fuerza, si los tratamos con respeto y también respetamos a los que nos rodean, ellos haran lo mismo. Tratar a un niño con amor no puede ser nunca malo, mas bien al contrario. Te felicito por todo lo que escribes y desearía encontrarme con una educadora como tú para mi hija. besos!!

      Eliminar
    3. Y que hacer cuando el entorno es hostil? cuando no todos educan a sus hijos igual? y eso tiene influencia en nunestros hijos?

      Eliminar
    4. Bueno, Educar a los niños a respetarse y ser uno mismo, los hace actuar igual con los demás. Y hay algo importante, el educar en libertad no implica libertinaje. Es Importante ponerle límites a los niños.
      Y los límites deben ser claros y sencillos de acuerdo a la edad.
      Explicar desde lo q sentimos y no desde lo q queremos q ellos hagan (manipulación) es Importante.
      Decirle a un niño q hace una rabieta " Mira lo feo q te ves o qué Grosero eres" es Agredirlo. Si en lugar de eso le decimos, "Entiendo q estés enojado. Ve a tu recámara a tu cuarto unos minutos en lo q te calmas y cuando estés tranquilo charlamos" le estás diciendo q reconoces su sentir, q lo entiendes y q estás dispuesto a escucharlo en cuanto se haya pasado su sentimiento.
      Eso es respetarlo y darle bases para respetar a los demás. Además es un límite claro de q su enojo no puede afectar a otros pues es suyo.
      Espero pueda mi respuesta ayudarte a comprender mejor.
      Saludos

      Eliminar
    5. Tu comentario me parece suuper chevere y muy correcto para aplicarlo

      Eliminar
  12. El mejor comentario que he leído como respuesta a la propuesta educativa tan... digamos distendida que hemos leído. De acuerdo en todo contigo, anónimo, tú tienes un sentido enorme de la responsabilidad y el respeto hacia los demás

    ResponderEliminar
  13. Genial este post Myriam! mil besitos de otra mamá que sólo quiere que su hijo sea feliz y como son niños, que disfruten siéndolo, que se pasa muy rápido.

    ResponderEliminar
  14. Y olé tu post!!!!yo tb estoy harta de estos chantajes a los niños de esta manipulación brutal y cruel... Mis hijas tendrán sus regalos su momento de magia su noche de la ilusión y todo lo que venga en cada momento porque si,porque son mis hijas y las quiero hagan lo que hagan. Como bien dices yo tb las libero de todo aquello que sufrí. Y lucharé con uñas y dientes y al que no le guste que no le pregunte más si se ha portado bien! Eres grande en minúsculas!!!!

    ResponderEliminar
  15. qué bonito, coincido con todo pero nunca sería capaz de expresarlo. me ha emocionado.

    ResponderEliminar
  16. Buff, yo también he sido una niña buena, demasiado buena, y me ha costado dolor dejar de serlo, tanto que también he necesitado de terapeutas para ello. Desde luego que pondré conciencia para no trasmitir todo lo que explicas tan claramente a mi hijo. Gracias.

    ResponderEliminar
  17. Simplemente marabilloso me encanta y muchabs gracias y bendiciones a quien lo escribio y a quien lo lea y a quien no tambien.

    ResponderEliminar
  18. Mujer que orgullo me da leer tu publicación, orgullo por todas las madres y padres que somos capaces de luchar por lo que creemos, madres y padres a los que el amor e instinto nos guía... Te aplaudo por tus tan asertivas palabras, lograste ordenar uno de mis torbellinos internos. Mi hija se llama Libertad, porque junto a su padre, consideramos que es lo mas importante. Ella nació con un espíritu libre y queremos que siga así. Aunque cueste, aunque se nos venga la sociedad y las "tías que encuentran que es enojona y esquiva", aunque más de una vez estemos en desacuerdo con ella sabemos que lo mejor es educarla con amor respeto y libertad. Con eso tiene para toda la vida.
    Un abrazo!
    Daniela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Libertad que nombre tan bonito, seguro que no es casual... ya va escrito en ella <3

      Eliminar
  19. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  20. Me parece todo muy progre y muy bonito pero sinceramente, no termino de entenderlo del todo. La idea entonces es que cuando mi hijo se tire a patalear en el pasillo del supermercado porque no quiero que meta una segunda bolsa de chuches al carro, le respete la rabieta porque así le respeto como niño y respeto su derecho a enrabietarse? y mientras tanto, ¿quién le enseña a aceptar que no siempre tendrá todo lo que quiera en la vida? Enseñarle el respeto a los mayores, ¿También en coartarle en su crecimiento personal? Creo sinceramente que todos necesitamos guías para desarrollarnos como personas y que es nuestro deber como padres enseñar a nuestros hijos lo que está socialmente bien y lo que no. De eso depende que en el futuro ellos sepan distinguirlo solos y puedan convivir en una sociedad en la que por mucho que nos pese, nuestros hijos no vivirán solos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola te recomiendo un estupendo libro de Naomi Aldort "Aprender a educar" que explica muy bien como validar un niño en una rabieta, lo cual no tiene nada que ver con concederle lo que desea, hay toda una pedagogía detrás...

      El respeto a los mayores se aprende por imitación cuando un niño es respetado, respeta a los demás y lo más importante "se respeta a sí mismo". Los niños adoran a sus padres, cuando reclaman atención de la manera que sea es porque necesitan precísamente eso: atención.

      Eliminar
  21. G E N I A L !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  22. Y sobre todo la diferencia entre lo que un niño es y lo que hace. Un niño puede hacer algo que "socialmente no esté bien" y no por eso es un niño malo. ¿Aprenderán? Claro...como aprenden las reglas de un juego. Sin que por ello tengan que cargar toda su vida con una etiqueta. Yo, como adulta, prefiero encajar en esas reglas sociales cuando quiera encajar, cuando me convenga, que estar sometida a ellas poniendo(me) continuamente en tela de juicio mi persona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón Laura, saber con que reglas juegas ;-), besitos

      Eliminar
  23. Maravillosa entrada !!<3.te felicito!me he emocionado y en cada palabra me veo reflejada ;)

    ResponderEliminar
  24. Hola myriam, estoy de acuerdo contigo en tu punto de vista, pero reconozco q a veces me cuesta ponerlo en practica...mi hijo es muy inquieto, de los q se suben de pie en todas partes poniendo en peligro su vida cada dos por tres. Siempre respetamos su forma de ser, sus pequeñas costumbres, sus gustos....pero no se como reprenderle o explicarle para q no se parta la cabeza cada dia, q en realidad es lo unico q me preocupa...le explicamos las cosas mas o menos seriamente dependiendo del caso....pero en cuestion de su integridad fisica ya me salgo de mis casillas y me paso con los gritos. Por cierto, mi hijo tiene 19 meses. Ya me he apuntado el libro de naomi aldort, porque quiero hacer las cosas segun mis principios personales, quiero aprender....pero ahora estoy preocupada y agobiada porque no quiero darle un mal ejemplo con gritos o azotes. No quiero. Gracias de antemano. Te expresas como un corazon abierto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Vero, mi hija también era una exploradora nata, y le encantaba escalar, es una etapa algo complicada porque le pones sus primeros límites físicos y normalmente se frustran y no lo pueden expresar todavía verbalmente, es cuestión de explicar de manera breve y suave, de ofrecer opciones "Sí, puedes trepar pero aquí", "mejor si hacemos esto aquí (lugar seguro", si hablas con cariño y firmeza pero sin gritos, si no le asustas poco a poco lo irá entendiendo, puedes decirle también como te sientes tú, piensa que explorar es un juego maravilloso, a mí me ayudó acondicionar la casa para no tener que estar diciendo que no cada dos por tres y que pudiera moverse libremente, mucha suerte!!!

      Eliminar
    2. Hola!!! Al respecto de Temer por la Integridad física puedo añadir algunas cosas:
      Aveces el peligro es menor del q nos imaginamos y cortanos un poco el ímpetu explorador de nuestros hijos y los volvemos miedosos. Te invitaría a como dice Miriam, escoger tú el lugar q te parezca más seguro a ti para q puedas intervenir menos, gritarle menos y disfrutar más.
      Cuando el peligro es Real, no hay más q intervenir!!! Pero sólo con un "Ahí No" y alejarlo a un lugar más seguro; sin mayor comebtario y con toda la tranquilidad q puedas… eso le da a tu hijo seguridad, un límite claro y poco a poco empezará a asociar y a entender dónde sí y donde no.
      El Gritarle a un niño, significa q estamos alterados,es decir: El susto o la Preocupación es tan grande q no lo sabemos manejar y nos enojamos. Hay q entender entonces lo siguiente: El Enojo lo siento yo y soy yo quien debo entender por qué lo siento y no desquitarme con el niño. Él no entiende lo q está pasando y menos a los 19 meses.
      La Atención de un niño es de aproximadamente UN minuto por Año de vida. Así q imagínate lo q un peque de 19 meses puede entender y retener.
      Dí lo q sientes: "Mami se asustó" o "Sentí miedo de q te cayeras" eso ayuda al niño a entender q su comportamiento afecta a otros y además le da información valiosa para identificar con el tiempo sus propios sentimientos.

      Eliminar
  25. A lo mejor me meto donde no me llaman, pero a Veromama le recomendaría una entrevista que acabo de leer en el blog "A FLOR DE PELL", en la que habla con Josep María García (licenciado en psicología) de "los límites". Es un poco larga y hay que leerla con calma para comprender algunos conceptos, pero a mi me ha parecido muy interesante. Aquí dejo el enlace para quien le pueda interesar (se puede leer también en castellano):

    http://www.aflordepell.cat/2012/12/entrevista-els-limits/?lang=es

    De nuevo, un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mónica no he leído la entrevista todavía pero sigo a Miriam Tirado hace mucho y confío en su criterio. La leeré en cuanto pueda. Gracias, Myriam

      Eliminar
  26. Yo tampoco estoy conforme con todo lo que dices,. Como han comentado arriba, hay cosas que tienes que explicar que no esta bien, Por ejemplo. NO esta bien, pegar a los demás, y menos a tu hermana cuando te quita un juguete, no esta bien, tirarse al suelo porque mamá diga No a algo, no esta bien, saltar en la cuna o el sofa, tirar la comida, etc. Y esas son cosas que mis hijas con dos años y medio hacen, y a las cuales les digo, eso no esta bien, y no lo puedo permitir, aunque sepa que sea por llamar la atención en un momento dado . Hay otras cosas que hacen, que sí se deben hacer, y las hacen, y entonces toda contenta, les resalto, lo bien que lo saben hacer.- Creo que precisamiente porque no vivimos solos, porque no solo se trata de nuestra libertad, sino tb la de los demas y porque con esa edad, descubrir el mundo tiene sus peligros, hay que decir al niño NO y decir cuándo se porta bien y cuando no.
    Gracias!!
    son
    herm

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,
      los niños mientras crecen aprenden que hay cosas que no están bien a base del respeto, las acciones y palabras de sus padres. Es decir, por imitación como ya he explicado, lo cual es muy diferente del término "portarse bien" tan adultocéntrico e impuesto de arriba a abajo de manera jerárquica.

      Por ejemplo, si una les pide las cosas siempre, sin quitárselas de las manos de forma arbitraria, ellos las piden a su vez y no las arrebatan a los demás, sino que esperan su turno pacientemente. También aprenden a decir "No" en vez de pegar o frases como "Eso no me gusta".

      Ahí es donde podemos ayudarles a verbalizar sus emociones. Las positivas y las negativas sobre todo para que no acumulen frustración y rencor.

      Después están los convencionalismos sociales que ya no tienen nada que ver con el respeto a los demás (aunque nos hagan creer que sí)

      Los niños respetados saben vivir en armonía con lo que les rodea la mayor parte del tiempo.

      un saludo

      Eliminar
    2. Por ejemplo, mi hija ha aprendido que no es sano aguantarse la rabia, ni las lágrimas (de hecho ya lo sabía solo lo ha corroborado), que no es sano fingir, que no es bueno para el cuerpo comer cuando éste no se lo pide, que es necesario experimentar, crear y descubrir... Ella es mi gran maestra

      Eliminar
  27. Para el último anónimo. Educar a un hijo o hija desde el respeto y la empatía no consiste en dejarlos a su suerte para que hagan lo que les venga en gana cada vez que quieran, sino ponernos en su lugar antes de intervenir para entender las emociones que les llevan a hacer lo que hacen. No considero que sea igual de censurable una agresión que saltar en un sofá, de hecho saltar en un sofá puede ser un juego muy beneficioso a muchos niveles ( yo con mi hija lo practico casi a diario, siempre con cuidado de que no se haga daño...) Con respecto a las agresiones, la verdad casi no me he tenido que preocupar, pero no considero casualidad que mi nena no pegue, aunque en algún caso lo ha hecho, cuando le han quitado un juguete casualmente. Lo que tenemos que entender es que la emoción que provoca la agresión es normal y hacerle saber que lo entendemos, lo que no hay que aprobar es la agresión, el niñ@ tiene que entender que esa no es la manera de resolver el conflicto emocional. Creo que hay que hablar mucho con los hijos, desde una postura nada impositiva, con intención de enriquecernos mutuamente porque el bien y el mal es muy relativo y lo que para unos niñ@s está prohibido para otros no. Con la imposición solo conseguiremos que se nos haga caso mediante la coacción, pero cuando no estemos para decirles esto no se hace lo harán aunque solo sea por el gustillo que despierta lo prohibido.
    Un saludo.
    Sergio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sergio, Zambra es también una gran saltadora de camas, se lo pasa bomba <3

      Eliminar
    2. Está muy bien que potenciéis el desarrollo psicomotor de vuestros hijas/os, pero las camas y los sofás no han sido diseñados para ello y puede resultar peligroso...
      Os recomiendo poner en casa un lugar con un colchón, junto a una mesita para que puedan practicar con seguridad. También es una buena alternativa pedir en una colchonería los recortes que les sobran y meterlos en una funda (sale un quitamiedos blando barato-barato e ideal para las primeras etapas)

      Eliminar
  28. Preciosas palabras para empezar el año con mucho respeto.
    Ya he tomado nota del libro de "Naomi Aldort, aprendiendo a educar". Tengo una pequeña de 4 que está explorando límites: últimamente le da por correr y perderse de vista. Yo lo paso muy mal y me da miedo y más en esta época, en la que hay tanta gente en la calle y es fácil perderse. Cómo hablar con ella en este caso sin etiquetar de BUENO/MALO ?
    Gracias.

    ResponderEliminar
  29. tambien me ha llegado al alma ... yo no fui precisamente una niña buena y soy una adulta desobediente y creativa ... y por no ser una niña buena he sufrido y sufro el desprecio, la critica y el juicio de mi propia madre que no ha sabido entenderme ... no tengo hijas ... solo dos varones, y aplico parte de este texto en ellos, porque tambien aplica para los hijos varones ... gracias ! Pim

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Pim, no es fácil para las madres de antaño admitir que su hija no es una niña buena, leíste el post "querida niña mala"? complementa a éste, un salud, myriam

      Eliminar
    2. Ya lo lei ... gracias una vez mas ... y gracias por liberarme de tantas cosas sobre todo de esto:

      te libero del “con lo que yo he hecho por ti y así me pagas” (frase favorita de mi madre) ...
      te libero de un mundo en blanco y negro ...
      te libero de pedir perdón (acto favorito de mi madre también) ...

      Eliminar
  30. que dificil de llevar a la practica pero que hermoso desafio! espero lograr liberar ami hija de todos esos mandatos!
    hermoso realmente me alimenta

    ResponderEliminar
  31. Hola Myriam. Tu escrito me ha gustado, es (como lo veo) una declaración a la vida de que como madre darás todo lo que puedas para que tu hija conozca y disfrute de la libertad. No tengo hijas pero creo q conozco algo de libertad y que maravilloso es poder desear que la persona que mas amas sea libre. Libre para amar, para crear, para disfrutarte sola o en grupo, en fin.
    Pero entonces recuerdo que muchos problemas de la sociedad se generan porque hay mucha gente individualista, porque finalmente es nuestra tendencia y me pregunto si también es necesario enseñarle a los niños a no solo ser libres si no a respetar la libertad de los otros y más aún, a propender a que los demás también la disfruten.
    Nuestra libertad acaba donde empieza el derecho del otro, y dudo de que eso sea algo con lo que vengamos al mundo, es algo que tenemos que aprender y a veces nos forzaremos a tratar de respetar.

    ResponderEliminar
  32. Lo importante es que lo intentas y lo haces no solo con todo tu cariño sino de una forma consciente y razonada.

    El resto, o sea, si te has equivocado o no, quizás no lo sabrás nunca. O si lo sabes, será dentro de muuuuuuuchos años.

    Enhorabuena!!!!

    ResponderEliminar
  33. Enhorabuena por las entradas. Tanto ésta como la "niña mala" me han encantado.

    Aunque algunos pretendan que hagas en una sola entrada todo un tratado de pedagogía. :P

    A esos padres inquietos que preguntan qué hacer si tu hijo te monta un escándalo en mitad del pasillo de las golosinas del hipermercado les diría, con todo cariño, que el trabajo es anterior, desde su nacimiento.

    Yo no he utilizado ninguna guía para educar a mi hijo, me he guiado por el instinto y la experiencia que viví en mi propia infancia, y creo que no me ha salido demasiado mal.

    Quería destacar la belleza con la que has escrito tu carta, porque la he leido no sólo pensando en mi hijo -que ya es un adulto- sino en mi propia niña interior, que a veces se revela dentro de mi y necesita lecciones como la tuya.

    Tan sólo te pediría que ademas de libertad, la enseñes a protegerse. Porque otras personas tal vez no respeten su libertad.

    ResponderEliminar
  34. Excelente post!! me emocionó, y recordé todo lo que venimos transitando con nuestro hijo desde hace 9 años. Él es nuestro gran maestro. Cuándo tenía 3, 4 años y hacía algún berrinche, rabienta o capricho dejaba que se desahogara y luego lo abrazaba fuerte, diciendo que entendía su frustración que lo acompañaba en su pena, y que eso ya iba a pasar. Siempre hablándole mucho, y diciéndole cuanto lo queremos. Siempre escuchamos lo que él opina y le decimos también si estamos de acuerdo o no.-
    Hace 3 años cuando perdí un embarazo de 7 meses y nos dieron la noticia, mi hijo Diego estaba presente. Él me consoló mucho, mi angustia y mi rabia estaban a flor de piel. Y mi hijo me decía que el dolor ya pasaría y me abrazaba fuerte.-
    Los chicos, son chicos y todo lo que hagamos bien o mal lo están observando. Mi hijo es un ser libre y felíz. Y estamos orgulloso de ello.-
    Pensé mucho en tu post y cuando decís. "...Que el centro de tu vida seas tú y no los demás (ni siquiera yo o papá) porque cuando uno está centrado, la armonía y la empatía imperan.", veo que no estamos errados en dejarlo SER. Muchas Gracias por la entrada, es hermosa.

    ResponderEliminar
  35. Soy educadora de primera infancia y concuerdo totalmente con tu post :) me ha encantado y lo he compartido, me enteré de él por un post que hizo una amiga, es hora de que los y las docentes escuchemos lo que las familias tienen que decir, nadie conoce a los niños y niñas más que sus padres y madres... la educación debe ser más respetuosa con las diferencias individuales, y debe dejar ya de etiquetar y clasificar a los y las estudiantes .

    ResponderEliminar
  36. Soy educadora de primera infancia y concuerdo contigo en su totalidad, ya es hora de que escuchemos lo que las familias tienen que decir, nadie conoce a sus hijos más que ustedes.
    Creo que ya es hora de que en educación y otros ambientes se deje de etiquetar y clasificar a los niños y niñas como buenos o malos.
    Me ha encantado tu post y lo he compartido, supe de él por una amiga que lo publicó en facebook, es maravilloso!
    Un niño o niña respetado , respetará

    ResponderEliminar
  37. Gracias por tan grande enseñanza, en la vida me he cansado de tratar de ser bueno dejando de lado miles de cosas de alguna vez desee hacer. Trataré de liberar de esto a partir de este momento a mis hijas Andrea y Maite para sean solamente ellas misma. Ojo, soy un papá que desea que sus hijas sean libres en todos los sentidos y trabajaré en conseguirlo. Saludos desde México.

    ResponderEliminar
  38. Me encanta tu post... Yo también fui una "niña buena" y gracias a Dios me estoy liberando de ello. Cada vez< mas desobediente y mas libre!!
    Intenté e intento que mis hijos sean cada vez mas libres de mandatos que los enajenan. Que sean cada vez mas ellos mismos! GRacias, me identifico totalmente con tus palabras

    ResponderEliminar
  39. GRacias!! me identifiqué mucho con tus palabras

    ResponderEliminar
  40. Me encanta lo que escribiste. Tengo na hija de dos años y es muy difícil muchas veces poder ver cuanta carga hay en o que exigimos a nuestros hijos y en nombre de qué lo estamos haciendo. Trato a diario de centrarme a mi misma y ver que el portarse bien obedece más a las exigencias del entorno (el ejemplo de la rabieta en el supermercado que ponen más arriba es un claro ejemplo de como esperamos que el niño se comporte para que no llamemos nosotras la atencion) y no al amor o al intento de construir un vínculo con nuestros hijos desde la igualdad y el respeto y no la autoridad. Te agradezco tu nota y espero que se contagie! ;)

    ResponderEliminar
  41. Hermoso!
    Y liberador, me recuerda lo cansada que me senti de ser una, niña buena
    Y todo lo que me costo, pero feliz por lo aprendido, hoy soy una mujer
    Gracias a este aprendizaje, siendo amante, diosa sacerdotisa, madre, niña
    Sin sentirme culpable, por ser yo.

    Asumo mi vida con libertadad, pues solo yo decido como sentirme

    Y eso es pura magia tramutada.
    Ahoooo!
    Gracias por tu compartir te envio mi aprecio y te honro mujer sabia!

    ResponderEliminar
  42. Sin querer he cancelado el comentario donde ponderaba esta maravillosa entrada! me encantò y la comparto desde el corazon! la imprimirè para darsela a mi hija cuando sea hora! GRACIAS..marisel

    ResponderEliminar
  43. Wow!!!
    Justo Como digo!!! Yo también fui una niña Buena y encontrarme me ha costado muchas lágrimas

    ResponderEliminar
  44. Wow!!!
    Justo Como digo!!! Yo también fui una niña Buena y encontrarme me ha costado muchas lágrimas

    ResponderEliminar
  45. Muchas gracias por tu pareja de posts. Leo en los comentarios como siempre las dos tendencias, la tuya, que los niños son intrínsecamente buenos y la contraria, que hay que "educarlos" y "socializarlos" porque si a ellos se les deja ser ellos mismos pisotearán al de al lado en pro de su individualidad.

    Mi experiencia con dos niños (una vez superada la etapa bebé en que el pegar es una manera potente de mostrar desacuerdo y no conocen otra) es que un niño que está en paz consigo mismo no necesita agredir a nadie, de ninguna manera. Los que agreden o cuando agreden más bien, suele ser síntoma de que algo no va bien, algún proceso que está viviendo el niño que no puede-sabe manejar. Y los adultos deberíamos estar para acopañarles y ayudarles a gestionarlo, no para censurarles.

    Un abrazo, de nuevo gracias
    Elena

    ResponderEliminar
  46. Precioso, lo compartiré a menudo, cuanto dolor escondemos todas las niñas buenas, esas que perdimos parte de la infancia siendo tan maduras y parte de la vida queriendo ser perfectas,...

    ResponderEliminar
  47. Me sacudes... y no te imaginas cuanto!. con mi niño mayor pensé que estaba haciendo las cosas bien, con el peque ya ni sé.. pero lo que si voy entendiendo es que de nada sirve tratar de moldear a gusto de "la sociedad": También fui (y en parte sigo siendo) una niña buena, pero maltratada, y aunque intento con toda mi fuerza interior reinventarme y reaprender para no salpicar con mi historia la crianza de mis hijos, a veces me veo en medio de una espiral de la cual ni me doy cuenta de estar metida... como ahora!.

    He leído uno a uno los comentarios, y puedo o no estar de acuerdo con ellos, puedo o no estar totalmente identificada con lo que dices, pero lo que si comparto y de lo que estoy firmemente convencida es de que el respeto se aprende por imitación, que los limites dados con amor y ternura son "hilos de oro" que iluminarán el camino de nuestros hijos, y que no debemos "condicionar" nunca el amor hacia nuestros de acuerdo a una "valoración" de su comportamiento.

    Estas en un nivel muy elevado de conciencia y de equilibrio, y me alegra poder leerte, y ver que eres receptiva a las diversas opiniones que se generan con tus planteamientos.

    Gracias por este post... para mi, muy oportuno.

    ResponderEliminar
  48. De piedra!!!!
    Así me he quedado cuando te he leido. Me he identificado plenamente con una "niña buena". Mi infancia la recuerdo pensando en qué tenía que hacer para no despertar la ira de mi madre y hacerla sentirse orgullosa de mí. Sin embargo, era imposible,y ahora de adulta mi angustia es no perpetuarlo con mis hijos. Sobre todo con la mayor de 3 años, que está en plena afirmación del yo, lo que conlleva multitud de rabietas. Añadiendo que acaba de tener un hermano.
    Profesionalmente me dedico a orientar a padres, entre otros, en la educación de sus hijos. La teoría que se está dando es totalmente conductista: retirada de atención (si no das atención la conducta perturbasora desaparecerá), acción-reacción,... Ahora con hijos me doy cuenta que he estado dando pautas con las que no me siento nada identificada. Sin embargo, son un lastre para mi y en, ocasiones, no se como hacerlo mejor.
    Gracias, muchas gracias.
    Patcalce

    ResponderEliminar
  49. sin palabras simplemente hermozoo...me siento feliz de criar a mi hija libre y libertaria

    ResponderEliminar
  50. Hola me gusto pero al mismo tiempo estoy un poco confundida me encantaria me pudieras ayudar con alguna idea o ejemplo de como aplicar esto a mi hija q esta apunto de cumplir 18 y a sido criada De manera contraria a tu publicacion. Cosa q me hacesentir culpable mala madre Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola ante todo no te sientas mala-madre, pues es otra etiqueta, no hay malas madres, tú has criado lo mejor que has podido o sabido con la información que tenías... un adolescente necesita también amor incondicional de su madre y mucha presencia... eso sí respetando su espacio... mucha suerte

      Eliminar
    2. Al final, me quedo con la sensación de que soy la responsable de los comportamientos erróneos de mi hijo, de 22 años. Cuando mis hijos eran pequeños tenia muy claro cómo responder a sus conductas peligrosas o inadecuadas, pero cuando ya fueron más altos que yo, toda la teoria se me ha hundido. Siento que mis padres me educaron los mejor que supieron y despues de unos años de terapia he visto que lo hicieron muy bien y ya no me pesa las veces que volcaron en mi sus fallos de carácter, porque de ahi también aprendi. Pero no he encontrado terapia que me quite el dolor en las entrañas cuando se que mi hijo se emborracha a menudo, que está jugando a controlar las pastillas, que ha dejado de estudiar y no busca trabajo. Me pregunto dónde está el hijo que crié, me pregunto qué hago ahora , quien debo ser, que es lo más conveniente, qué es lo que la vida me quiere enseñar. Yo solo quiero que no se hunda y no se pierda

      Eliminar
  51. Hola
    soy maestra de E. Infantil y sí pero... tanta liberación (sin control) puede hacer que el niñ@s se nos pierda en la inmensidad del mundo, vamos que los límites bien entendidos (no represión) son fundamentales; segurizan y ayudan a crecer.
    En este sentido os recomiendo "Libertad y límtes: amor y respeto. Lo que los niños necesitan de nosotros" de Rebeca Wild.
    Aunque estoy totalmente de acuerdo en que tenemos que cambiar la mirada y el lenguaje hacia el otro(sea o no nuestro hijo)

    ResponderEliminar
  52. Hola, siento mucho respeto por Rebeca Wild y su pedagogía,y no digo que no sean necesarios límites, claro que lo son (pero para mí no son sinónimo de control) Hay algo muy profundo a cambiar y es la confianza en que nuestro hijo/a trae todo lo que necesita para florecer “La libertad consiste en desarrollar el potencial que cada niño lleva dentro" como diría Rebeca y nosotros le vamos a acompañar desde el respeto no a dirigir a nuestro antojo... para ello creo que es fundamental liberarnos y liberarlos de las etiquetas, un abrazo

    ResponderEliminar
  53. Yo también fui niña buena y se exactamente de lo que hablas. Por eso hago todo lo que esta a mi alcance para liberar de ese peso a mi hija para dejarla ser lo que quiera ser ahora y en el futuro. Gracias!! Lo comparto de inmediato.

    ResponderEliminar
  54. Hoy Astrid, una maestra ha leído tú carta en una charla sobre el acompañamiento en la educación viva. Te puedo asegurar que he aguantado las lágrimas desde la tercera linea.
    Mis padres me criaron con amor y unos limites precisos aún y así caí en la trampa social de intentar siempre ser la "niña buena": la que ayuda a los demás (lo pidan o no) siempre más de lo que puede, la que escucha a tod@s sin juzgar aún siendo juzgada, la que calma las lágrimas, escucha cosas hirientes sobre ella misma y baja la cabeza, perdona a los demás, se auto-inculpa y se empecina en lograr una perfección inasequible.
    Las lágrimas han empezado a rozar mis mejillas en el momento en que Astrid ha leído "como madre te libero de todo ello" he sentido un alivio inmenso he recordado todo el camino que he recorrido para librarme de ser "buena" y como por fin estoy empezando a encontrar ese equilibrio.

    He levantado la mirada y he visto a un gran numero de "niñas buenas" con los ojos enrojecidos intentando contener esa emoción.
    Me ha parecido un escrito lleno de sencillez, serenidad, fuerza y esperanza.
    Me alegro que gracias a reafirmar a Zambra nos ayas brindado la oportunidad de inspirarnos y defender a los niñ@s que viven su presente sin la dictadura de papanoeles omniscientes.

    Un beso enorme y muchisimas gracias

    ResponderEliminar
  55. Maravilloso, me ha encantado :) acabo de conocer tu blog, y me quedo por aquí :)

    ResponderEliminar
  56. Myriam! me encantó este texto y lo quise compartir con mi madre quién trata todo el tiempo de ser esa "niña buena" pero pronto me hizo saber que no estaba de acuerdo, tal vez lo tomó como reclamo (que no era el caso) o tal vez se vio reflejada y lo quizo bloquear, pero justo lo que hablas.. fue su sentir y lo respeto lo único que pude hacer fue sonreirle. Como aprendí de ella también había tratado de ser "niña buena" y ahora entiendo que a veces lo bueno se vuelve hasta relativo, depende de la educación que cada quién tuvo, y la insatisfacción de que nunca se puede quedar bien con todos se hace más fuerte... tengo 24 años y los mismos miedos que cuando tenía 10.. la diferencia es que ahora estoy consciente de ello, lucho por ser yo misma y cada vez que llega ese nerviosismo y miedo de actuar "mal" me hago consciente de que eso ya no me sirve y claro que se puede vivir en sociedad siendo uno mismo, pues como dices EL RESPETO está ahí.. si lo que estoy a punto de hacer no va a dañar a nadie (en realidad no en su chantaje)lo hago y a su vez me hago más responsable de mis actos pues los hice por decisión no porque alguién me lo dijo.. no hay a quién culpar!
    Felicidades y en su momento cuando me lleguen mis chiquitines lo tendré bien practicado para poderlo transmitir.
    Gracias!

    ResponderEliminar

  57. muy bueno ....hay que cortar con patrones que venimos
    de nuestra infancia
    de nuestros padres y abrirnos mas
    sabiendo como repercute en la formacion de nuestros niños cada palabra, cada gesto cadamirada.... libremosnos de toda atadura y seamos consciente de nosotros mismos del sentir del ser uno!!!

    ResponderEliminar
  58. Detener la herencia sin sentido es lo único que podemos hacer para cambiar las cosas que queremos que cambien. Y heredamos no sólo a nuestros hijos, sino que a la sociedad en su totalidad.

    ResponderEliminar
  59. Uno de los artículos más hermosos que he leído en mi vida. Con tu permiso lo pediré prestado para dedicárselo a mi hija cuando llegue el momento :)
    Bendiciones para ti y tu princesa

    ResponderEliminar
  60. Me ha encantado esta entrada... Gracias
    purifresneda@hotmail.com

    ResponderEliminar
  61. De biña buena a niña buena...me pongo de pie y me quito el sombrero.

    ResponderEliminar
  62. Aqui les dejo la letra
    POEMA DE RAÚL FERRER
    Romance de la niña mala
    Música: Pedro Luis Ferrer

    Un vecino del ingenio
    dice que Dorita es mala,
    para probarlo me cuenta
    que es arisca y mal criada
    y que cien veces al día
    todo el batey la regaña.

    Que a la hija de un colono,
    le dio ayer una pedrada,
    y que la del mayoral
    le puso roja la cara,
    quién sabe con qué razones
    por nosotros ignoradas.

    Que si la visten de limpio
    al poco rato su bata
    está rota o está sucia,
    que anda siempre despeinada,
    que no estudia la lección
    y nunca sabe la tabla,
    que el sábado y el domingo
    se pierde en las guardarrayas
    persiguiendo tomequines
    y recogiendo guayabas.

    Y yo pregunto: “Vecino,
    vecino de mala entraña,
    ¿quién puede decir que sea
    por eso mi niña mala?.
    Si hubieras visto lo íntimo
    de su vida y de su alma
    como lo ha visto el maestro
    ¡Qué diferente pensara…!

    Verdad que siempre está ausente,
    pero si viene no falta,
    entre sus manitas breves
    un ramo de rosas blancas
    para poner al Martí
    que tengo a mitad del aula.
    Con quien no tenga merienda
    parte a gusto su naranja;
    si cantamos al salir
    se oye su voz la más alta,
    su voz que es limpia y alegre
    como arpegio de guitarra.

    Y cuando explico aritmética
    le resulta tan abstracta
    que de flores y banderas
    me llena toda la página.
    Y prefiere en los recreos,
    cuando juegan a las casas,
    jugar con Luisa: la única
    niña negra de mi aula.
    A veces le llama Luisa
    y a veces le dice: ¡Hermana!.

    Y cuentan los que la vieron
    que en aquella tarde amarga
    en que no vino el maestro
    era la que más lloraba.

    Cuando se premie el cariño
    y lo rebelde del alma,
    cuando se entienda la risa
    y se le cante a la gracia,
    cuando la justicia rompa
    entre mi pueblo y su marcha
    y el tierno botón de un niño
    sea una flor en la esperanza,
    habrá que poner al pecho
    de mi niña una medalla
    aunque el batey, malicioso,
    me le dé tan mala fama,
    y tú -mi pobre vecino-
    no entiendas una palabra.

    ResponderEliminar
  63. http://www.youtube.com/watch?v=K5KP631Bejs

    ResponderEliminar
  64. Hola me ha encantado los niños no son buenos ni malos, son niños y lo que puede ser bueno para mi para mi vecino puede ser malo, asi que le quiero quitar eso a mi hija y liberarla de lo que la gente le pone "eres buena" quiero que sea ella en todas sus facetas. Un abrazo y te felicito.

    ResponderEliminar
  65. Es realmente muy sentida y muy tierna esta apología. Lo que me pregunto es. Porqué va dirigido sólo a las niñas. Los niños no entran en este ítem?? O es sólo para nenas?? De todos modos, me gustó. Bay....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que la figura de la niña buena es muy común en el patriarcado, más que a los varones a las niñas se les exige portarse bien y ser sumisas. Además está escrito de una madre a su hija como todo el blog... es aplicable a los niños? claro, solo hay que cambiar el género

      Eliminar
  66. Gracias Myriam!

    De otra ninha buena, mama recien y que aun intenta salvarse... a sus 31 anhitos.

    Mi ninha tampoco sera buena! asi sea :)

    Gracias y sigue asi que todo esto hace mucha falta!

    ResponderEliminar
  67. Solo yo sé como he terminado de leer esto llorando tanto!! yo fui también una niña buena, y ahora sin quererlo de verdad, estaba aplicando muchas de esas frases aprendidas que tanto daño hacen a mi pequeñita!! que para muchos es una NIÑA MALA!! la amo con todo mi corazón, perdóname bebe por esta madre que aún le falta mucho por aprender pero todo lo hace por verte feliz y cada día aprendemos juntas cosas nuevas.

    ResponderEliminar
  68. Lo encuentro hermoso, PERFECTO!
    Lo leeré para los 5 años de mi Hija, será en octubre y me encantó, se lo dedico a mi Violeta :D

    ResponderEliminar
  69. Siempre fui una ¨Niña buena¨ y emocionalmente me fue de la patada (sobre todo en la escuela). Y ahora me doy cuenta que a mi niña de 5 años la he estado educando como una niña buena. Precisamente hoy en el colegio me di cuenta que es demasiado buena, siempre sonriente, noble, compartida, tolerante, tanto... que ella ni enterada que los demás niños y niñas abusan de ella.
    Me dio tanta tristeza e impotencia, que lo único que pude hacer al llegar a casa fue hablarle a mi esposo y contarle llorando. Tenemos una niña buena que no le hemos permitido defenderse, ni que haya un mínimo de malicia en ella. Mi esposo me dijo que teníamos que buscar información y APRENDER aquello que desconocemos. Y que tampoco nos debemos sentir culpables por que así nos educaron a el y a mi, los 2 somos demasiado buenos.
    Empiezo a buscar y lo primero que encuentro es esto!!! GRACIAS myriam por ser esa luz que estaba buscando. Me has dado fuerza para ponerme de pie y luchar por esa libertad, esa felicidad y esa fortaleza con la que mi hija llego a este mundo. Y también de una vez para mi Niño, al cual aun llevo en mi vientre.
    Gracias

    ResponderEliminar