jueves, 3 de enero de 2013

Querida "niña mala"...

Hace unos días escribí un post llamado "Hija mía tú no necesitas ser una niña buena...", viendo su repercusión y leyendo algunos comentarios sentí que me había dejado a alguien muy importante en el camino. Existe la falsa creencia de que un niño no educado en la pedagogía negra del control de conducta, los premios y los castigos, se va a convertir -de manera irremediable- en el tan incomprendido y estigmatizado "niño malo" o "la niña mala". Nada más lejos de la realidad. Esta carta les libera y complementa a la anterior...


Imagen César Luís Orozco



Querida "niña mala",


tan falta y a la vez tan repleta de Amor,
tú que nos acompañas a tod@s en nuestro camino,
tú que nos sirves de espejo,
tú que tienes a veces la difícil tarea de sanar un conflicto familiar (y eso que por la edad no te toca),
tú que siempre eres comparada y sales perdiendo,
tú, la hermana eterna de la “niña buena” porque no te quedó otra opción,
tú que te reconoces en el grito, la rabia, la turbulencia, los golpes,
tú, la reina del ruido interior, aquella a la que no se le permite el silencio,
tú que te has ido cargando de piedras y tienes el valor de continuar caminando,
tú que reprimes, metida en tu rol, tantísimo dolor, que me dan ganas siempre de abrazarte,
tú que no puedes permitirte llorar,
tú que fuiste mi mejor am¡ga y no me defraudaste porque yo te veía,
tú que fuiste el gran amor de mi “niña buena”,
tú que pueblas mis aulas y no eres comprendida y aún así resistes,
tú que eres el “terror” y la “alegría” a partes iguales de los parques infantiles,
tú que guardas un cofre inmenso de amor como tod@s
y solo esperas que te abran la puerta…



Yo (como si fueras hija mía) te libero,

te libero de tu adjetivo que ya va siendo hora,
te libero de reconocerte en la rabia, la diferencia y la no armonía,
te libero de hacerte la dura y/o la valiente,
te libero del “eres la vergüenza de esta familia”
te libero del “mira, todos los niños se portan bien menos tú”
te libero del “tu hermana, tu prima, hace esto o aquello…”
te libero del “no se te puede sacar de casa” y del “eso no te lo he enseñado yo”
te libero del “con lo que yo he hecho por ti y así me pagas”,
te libero de un mundo en blanco y negro,
te libero de pedir perdón,
te libero del "glamour social" de tu rol al crecer, 
te arranco cada una de las corazas 
para que el dolor se vaya un rato de paseo y ya no vuelva,
te presto la atención que mereces,
te abro mis brazos sin condiciones,
te digo que te quiero como una madre,
te veo,
te doy las gracias por tu luz,
te doy gracias por existir,
te deseo la paz sin pedirte nada a cambio,

porque eres grande, mi niña,

y mereces crecer FELIZ  y LIBRE

que ya te toca.



Myriam Moya Tena

Pd: deseo de todo corazón que tus regalos de Reyes vengan sin coletillas de ningún tipo, sin condiciones, sin amenazas ni chantajes, que nadie se crea con derecho de convertir la magia en carbón, que te llegue mucho amor incondicional a raudales, porque te lo mereces. 
pd2: igualmente válido en masculino
pd3:  He escrito una mini reflexión sobre la libertad de las niñas.


38 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Lágrimas... qué bien Myriam... bellos escritos "ña niña buena, la niña mala"... los dos me han encantado.

      Eliminar
  2. Miriam que has erizado mi piel.. bello, significativo, grande!! besos colombianos

    ResponderEliminar
  3. Genia!!!
    Yo me libero a mi misma de ser la niña buena que siempre fui y libero a mi hijo y lo dejo ser con toda su "intensidad" emocional.

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito, me ha hecho llorar. Yo siempre fui una 'niña buena' y he acabado hasta los ... ovarios de serlo. Ojala hubiera sido un poco 'mala'
    Gracias por poner palabras a eso que sentía y no sabía expresar.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo, hacenos un favor y hacé lo que te dicte el corazón. Qué masoquista que es la gente que pasa y se queda en lugares en los que no les gusta estar. Eso sí me daría ganas de cortarme las venas, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias y tranquila, no pienso toleras comentarios no constructivos o irrespetuosos en el blog de mi hija, esta es mi casa y la de muchas

      Eliminar
  6. Gracias... releo los dos post, el de niña buena y mala, y me doy cuenta de que tanto mi hija como yo, somos mitad y mitad de ambas; me temo que todas y todos lo somos (bueno, no lo temo, es una liberación aceptarlo!!), pues ambas condiciones son parte de la humanidad, del ser y de la vida. Gracias por tus palabras, siempre tan profundas y relevantes en mi camino como madre. Besos y que los reyes recuerden que a veces malos a veces buenos, todos somos niños en el corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. buena reflexión Davinia, como el yin y el yang, saludos

      Eliminar
  7. Gracias, ha sido un mensaje revelador.

    ResponderEliminar
  8. Conmovida. Llevo toda la vida siendo una niña buena para los de fuera una mala para mi familia. Gracias a ti he visto cuanto me pesa esa carga... ha sido un grn regalo de reyes :)

    ResponderEliminar
  9. Si yo tuviese el privilegio de estar en contacto con tantas niñas y niños como tú, me imprimía copias de la niña buena y la niña mala y las repartía en clase. Seguro que extiendes el poder liberador de estos mensajes de forma exponencial. Gracias por tu empatía, es un lujo difícil de encontrar. Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  10. MIL VECES GRACIAS!
    como la niña mala que fui desde pequeña lloro de emoción! siento tus abrazos y los agradezco con una sonrisa. me libero del cartel de satanás que me colgaron en la guardería infantil, de las amenazas de profesores, de mis padres y hermanos, de las condiciones que me impusieron, de todas las veces que me maldijeron y creyeron que era un caso perdido, de la carga que significa que nadie espere nada "bueno" de ti, de la presión de intentar "hacer algo bueno".

    acabo de descubrir tu página y ya estoy hurgando en ella con la curiosidad de la niña que soy aún, de la niña reprimida que ahora, libre, me permito ser.
    chaltu por tan bello mensaje!
    (chaltu = gracias en mapuzungún)

    ResponderEliminar
  11. Me encanta, como antiguo niño malo.

    ResponderEliminar
  12. casi lloro,yo que mi nena es la mala adonde va,y a mi me juzgan porque "no la he educado bien"

    ResponderEliminar
  13. Y porque? porque tiene toda la energia de una nena de casi tres anios.(soy la misma del comentario anterior)

    ResponderEliminar
  14. Maravillosas palabras he sido siempre la niña mala y me liberas, un gran abrazo desde Chile.

    ResponderEliminar
  15. Gracias por liberarme en amor, por tomar conciencia y definitivamente gritar que me amo, me respeto y me acepto tal cual cual soy. un ser de luz y amor capaz de vivir y sentir. realmente hermoso tanto la versión del bueno como del malo.

    ResponderEliminar
  16. tantos años y tanto esmero en ser una niña buena, una señorita bien hecha, una mujer "como Dios manda", me da tanto trabajo no serlo, imaginar como dejar que mi hija lo sea, me parece un trabajo con instrucciones, como si alguien tuviera que decirme los pasos para lograrlo y así yo seguirlos como niña buena y lograr el objetivo, pero Isa llega y me sonríe, esa mirada de pillo con miles de ocurrencias y me pellizca una pompi, de inmediato se echa a correr y me dice "no me alcanzarás jamás!" con su calzado llenando de tierra todo el piso, nada me molesta, su risa me hace ser una niña, me hace gozar el piso sucio, tirarnos en el y hacernos cosquillas, soy una madre jóven, muy criticada por ello, pero mi hija me ha sido enviada para enseñarme a sanar, a vivir de nuevo, a liberar lo que reprimí inconsciente, a dejar a un lado la necesidad de que alguien me de instrucciones para vivir.

    ResponderEliminar
  17. Me encanto... y por supuesto se lo dedique a mi hija!
    Gracias por tan bellas palabras, cariños!

    ResponderEliminar
  18. No tengo palabras, sólo he de repasarlo y trabajarlo en mi interior.
    Se me han abierto y a la vez cerrado, muchos sentimientos.
    Yo era la niña conflictiva que no salía de una para meterse en otra.
    A mis hijos les puse carteles sin saber que así dañaba su interior y su autoestima. Por fín, he podido, mas bien hemos podido liberarlos.
    Muchas gracias de corazón.

    ResponderEliminar
  19. uuuauuu! impresionante! lo cierto es que me has hecho pensar... En casa siempre he sido buena pero fuera de casa ya no lo he sido tanto, pero he sido buena porque era así, sin cargas ni obligaciones, en cambio, quizás fuera, he querido ser más mala de lo que realmente era... O quizás como siempre me decían lo bien que me portaba y lo buena que era, acabé rebotándome y siendo un poco más gamberra, jeje.

    ay querida myriam! ya lo hablaremos un día largo y tendido!

    Por cierto, hoy una persona me ha insultado a más no poder diciéndome que soy mala persona y una arpía. Y sabes qué? le perdono, porque a él sí que le dijeron que era malo, toda su vida. Y no le dieron ni un abrazo, cuando más lo pedía. Si los padres supieran lo que se llega a hacerle a un hijo diciéndole lo malo que es y lo mal que lo hace todo... si ellos supieran...

    ResponderEliminar
  20. guapas, gracias a todas por todos vuestros comentarios, son una parte esencial de este blog, besos, Myriam

    ResponderEliminar
  21. Lloro por la niña buena que fui y el niño malo que fue mi hermanos. Los dos injustamente encasillados y alejados par una visón en blanco y negro, que nos nos entendía y que reprimía nuestros intereses y necesidades. Gracias!!

    ResponderEliminar
  22. Gracias por las palabras que sin duda alguna, reafirman la infinita "niña mala" que soy, y que a cuestas he venido siendo. Infinitas sonrisas, por estas lagrimas que me permito soltar, por la exquisita sensación, de tan siquiera pensar que mi madre, ((sólo quiza)), algun dia, pudiese expresarme tal orgullo, aceptación, respeto a lo que soy, quien soy y como soy: una niña mala.

    ResponderEliminar
  23. Hermoso... me gusta leerlo y dedicármelo a mí :)

    ResponderEliminar
  24. Te aplaudo y te agradezco! Crecí como niña mala con todo lo q describes, crecí en conflicto y viví en lucha interna gran parte de mi vida. Nunca me había sentido tan comprendida en mi desorden interno, tal vez ni siquiera x mi misma... No es fácil ser una etiqueta, cuantas veces te quieres salir del rol y no puedes hacerlo, te sientes en deuda y obligada a seguir entu personaje.... Cuanto duele sentir y vivir la presión y saber q no eres lo q quisieran q seas. A mi me libero la maternidad, ser mama me dejo romper todos mis moldes y ser yo misma. Me entregue a mi hijo sin miedos, sin mapas y libremente.nunca mas me sentí mala, nunca más fui la niña mala, gracias a mis hijos x ayudarme a econtrarme. Los amo y nunca permitiré que vivan bajo una etiqueta. Gracias myriam x suavizar nuestras almas

    ResponderEliminar
  25. En medio de este llanto desconsolado te doy las gracias. Voy a tomar tus palabras como sí el universo me las hubiera puesto hoy, para mí, para curarme. Justo cuando educando a mi hija estoy cometiendo tantos errores.
    Estoy tan lastimada por ser la niña mala, que sólo así logró sobrevivir a las exigencias y demonización de su mamá y el resto de la familia detrás, y también por ser la buena en algunas cosas a fuerza de represión y una auto exigencia feroces, pero que de nada sirvió, porque el desamor es así...
    Que a tus palabras, a tus abrazos los voy a guardar para releer y repetir cual mantra, mientras atravieso esta etapa en la que las heridas han vuelto a sangrar, para curarlas, de una buena vez, por mis dos hijos, y por mí.

    ResponderEliminar
  26. Lo grandioso del ser humano es que en su naturaleza más profunda es malo, pero siempre trata de ser bueno y mejorar.

    ResponderEliminar
  27. ay Myriam, qué maravilloso regalo encontrarte...no me canso de leerte...te he visto esta semana apenas y ya quiero compartirlo todo. Me ha llenado de emoción leer este maravilloso post y la liberación de la niña mala...gracias querida mia, te tengo en el pensamiento casi sin conocerte. Fuerte abrazo y mucha luz para tu familia

    ResponderEliminar
  28. Considero que la niña libre es la que posee de ambas niñas (buena y mala en equilibrio) por muchas razones.. No puede complacer siempre a todos, pero no por eso hacerlo que ciertas personas importante esta demás. No pueden obligarte a sentir o decir algo que no quieres pero tampoco puedes herir a los demás con tus sentimientos y las cosas que dices.. Me gustaron los dos posts pero pensando que no necesariamente tienes que ser uno o lo otro sino ambos.

    ResponderEliminar