jueves, 25 de abril de 2013

Frases a evitar ante una lactancia complicada




A veces nos encontramos con madres que están teniendo serias dificultades en algún momento de su lactancia. No me refiero a los primeros días en los que pueden haber grietas o ingurgitaciones o malas posturas que poco a poco se corrigen. Me refiero a esas situaciones más complicadas, en las que la madre se ve desbordada,  hay mucho dolor, la lactancia tal vez pende de un hilo y cada una escala como puede su propia montaña.


Por mi propia experiencia -y la de otras tantas mujeres que he ido conociendo en los grupos de lactancia- cuando una tiene muy claro que quiere amamantar largo tiempo y se encuentra con serias dificultades algo en su interior se rompe a un nivel muy profundo. La experiencia es muy dolorosa. Hablo de mastitis de repetición, frenillos sublinguales que dificultan seriamente  la lactancia (por suerte no todos lo hacen), abscesos, operaciones,  lactancias inducidas, relactaciones, lactancias diferidas a largo plazo, etc.


Sería interesante que como mujeres aprendiéramos a acompañarnos unas a otras sin juzgar, comenzando por usar un lenguaje adecuado y respetuoso con la madre en cuestión, o por estar presentes desde el silencio y la escucha activa si no sabemos qué decir.


Pero hablamos, hablamos mucho, tal vez demasiado.



Os dejo algunas de las frases sobre lactancia que fueron dirigidas a mí o a otras madres cercanas, y que pienso que es necesario evitar:



"La lactancia debería/tiene que ser algo fácil y natural, si no es así, es que no tiene que ser 

 Frase culpabilizadora y desesperanzadora para la madre que se pregunta entonces ¿Por qué yo? ¿Qué tengo yo de malo? ¿No tengo otra opción? ¿Voy contra-natura? etc. Frase que incita al destete y no tiene cuenta el duelo posterior, ni que muchas lactancias complicadas superan el trance y continúan felices. Algo muy diferente y más recomendable sería por ejemplo: "la lactancia suele/puede ser algo fácil y natural pero no siempre es así, lamento que tengas dificultades... ¿Cómo te puedo ayudar?"



 " De tanto sufrir por esa lactancia le vas a pasar los nervios a tu hijo/a y eso no es bueno; mejor le das biberón y felices todos” 

Ayer una sanitaria, encargada  de la parte física de un grupo de post parto me comentó que le había dicho esto a una de las madres, que tras 4 meses y medio luchando por su lactancia, a veces al llegar al grupo, se ponía a llorar. Estas palabras demuestran un profundo desconocimiento de la importancia de la lactancia materna para muchas mujeres y una intromisión en una decisión totalmente personal.

Es verdad que cuando la lactancia no fluye, una a veces está triste, agotada, llora con facilidad. Pero ¿qué ocurre cuando otra cosa en la vida no fluye? ¿Una está como unas castañuelas? ¿Tira por eso la toalla? Poder compartir ese dolor en un grupo postparto es fundamental para seguir, poder llorar acompañada alivia, es una pena que no todo el mundo tenga la sensibilidad de verlo.

La lactancia materna es cosa de dos, lucharse una lactancia, cada a día, codo a codo con tu  hijo/a, crea un vínculo fuertísimo, es una historia de amor.


"La Gutman dice que lo tuyo es…"

La frase de detrás era la interpretación subjetiva de la mujer en cuestión de algún fragmento de algún libro de Laura Gutman (mujer que he leído y respeto) pero que ha sido muy tergiversada y muy utilizada para emitir juicios. Pongo a Laura Gutman de ejemplo porque estaba muy en boga cuando mi hija nació, pero me serviría cualquier de los considerados “gurús” de la crianza. De nuevo recomiendo: escuchar primero y si no podemos/sabemos cómo ayudar a la madre, mejor callar.


 “Lo tuyo es todo psicológico”

Esta frase suena hasta determinista, resta poder a la mujer que la recibe y sobre todo obvia la parte fisiológica de una lactancia: los pechos de la madre (maleabilidad, pezón, etc)  y la boca del bebé (frenillos, labios, paladares) con todas sus características. Se suele utilizar también en otros casos en que las mujeres están en fragilidad extrema: pérdidas gestacionales, dificultad para lograr el embarazo, menstruaciones dolorosas, etc. Para mí es una frase inútil, a desterrar no solo en cualquiera de las situaciones citadas, sino en general en cualquier ámbito de la vida. 


“Dale biberón, No te compliques y dale biberón. No es para tanto, no se va a morir”

Cuando esto te lo dice alguien muy cercano, alguien que además ha amamantado, dan ganas de salir corriendo. Es verdad que el niño/a no se va a morir (tal vez no en el primer mundo), pero la lactancia materna tiene tantísimas ventajas: físicas, nutricionales, inmunológicas, motoras, emocionales, espirituales… y cada una de ellas en mi caso hubiese sido una gran pérdida. 

"¿Quién dices que te lleva lo del pecho? ¿una asesora de lactancia?... esas son todas unas locas" "No vayas a un grupo de lactancia que te van a sacar el dinero"
 
Dicho por un par de sanitarias en situaciones diferentes ¿Y si llego a hacer caso? ¿Dónde estaría mi lactancia ahora?



“Lo del frenillo es una moda” “Yo antes de cortarle el frenillo a mi hija/o lo destetaba” 

Hay un profundo desconocimiento sobre este tema. Suerte de que cada vez hay más grandes profesionales dedicando sus horas de estudio y su esfuerzo para permitir a un montón de madres y bebés disfrutar de su derecho a la lactancia como todos. Suerte que estos bebés, pueden tener otra opción al biberón.


“Al principio a todas nos cuesta”

Ay no, decirle eso a alguien que está suplementando a su hijo/a con su propia leche en jeringuillas, a alguien que sufre mastitis de repetición, a una madre que ve que su hijo no recupera el peso y ha de pasarse a una lactancia mixta, a una madre que está relactando, me parece frívolo. Por suerte la mayoría de inicios no son así, eso es lo bueno, lo que consuela.


“¿Te vale la pena? Dejar de hacer tu vida por una lactancia… ¿te vale la pena?

Pues sí, valió la pena.
Hoy, 39 meses de lactancia después lo corroboro, valió la pena.



Myriam Moya Tena

22 comentarios:

  1. Ole. Y yo añadiría, que no vale la pena,porque no son penas sino camino lo que recorremos con nuestras lactancias,con nuestros hijos y nuestros cuerpos. No nos vale la pena porque no cabe pena en un camino de amor infinito y aprendizaje profundo. Es sólo que en algunos caminos hay más baches más cuesta arriba y como contra partida esas madres tb aprenden mucho más. A mi me vale el esfuerzo. Gracias por tu post. Sabías palabras!!!!

    ResponderEliminar
  2. Que identificada me siento con cada palabra y post que te he leido.
    Quisiera contarte mi historia, a ver si a la distancia me sigas acompañando.
    Un abrazo y bendiciones.
    Ale

    ResponderEliminar
  3. Ay, me ha tocado...

    Hay otra que yo he oído mucho, demasiado, también desubicada: "pues tú tomaste biberón y mira que bien estás".

    Gracias, Myriam

    ResponderEliminar
  4. Hola. A mi me hicieron la vida imposible, empezando x las enfermeras y siguiendo x. ... Dejémoslo en una familiar politico. A mí me decía, es que tienes la leche mala y x eso no la quiere, es que no tienes pezón ( yo creia q tenia dos pero bueno) no come porque te pones nerviosa y le pasas los nervios ( tú si q me pones nerviosa) y más cosas q prefiero no recordar. A todas esas q lo sabem todo de ser madres, que se creen pediatras y perfectas. Que se guarden sus comentarios y miren un poquito por la nueva mamá que aunq primeriza puede que sepa más q ellas. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razon y ademas todos los ninos son diferentes, todos somos diferentes.

      Eliminar
  5. Bravo Myriam,
    sobretodo me quedo con esto "si no puedes ayudar a esa madre es mejor callar" yo desde luego prefiero un silencio respetuoso que palabras vanas que no ayudan a nadie.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Yo deje de amamantar a mi hija cuando ella tenía dos meses, yo quería amamantar a largo plazo, pero tenía depresión pos parto, y me sentía muy sola, no pensé que amamantar fuera tan difícil, pensé que como dices, tenía que ser algo natural sin dificultades, pero mi hija lloraba cada vez que la amamantaba, no se por que, nunca lo supe, le comenze a dar biberón con mi leche y fue mucho mas fácil, para mi y para ella, pero siempre pensé que eso provocaría un quiebre en el apego, y no fue así, el apego no solo se da por el amamantamiento, va mucho mas allá y es mucho mas simple, es el amor, ahora ella tiene dos años, somos muy unidas, rosario es maravillosa, yo tuve muchas dificultades, y ahora mirando hacia atrás veo que pude ir saltando esas vallas, algo que creía que no podría, a las mamas que tienen dificultades en amantar yo solo les diría que no se presionen, si no pueden hay otros métodos, que el apego no se perderá, ese miedo a que el bebe perderá el apego es el peor error, por que finalmente uno se estresa.

    ResponderEliminar
  7. Hermosas palabras Myriam! Nosotras vamos un mes y poquito de lactancia, y nos ha costado bastante, recién ahora estamos saliendo adelante con la tetada. Pezones lastimados, mucho dolor, no solo cuando la beba toma, sino cuando roza la ropa, el corpiño, nada mejor que andar en tetas! Eso sí, tuvimos que reducir las visitas largas, yo no me aguantaba con las tetas desechas dentro del corpiño y varios se ofendieron, que pretendían pasar el día en mi casa! Las enfermeras de nersery del sanatorio me ayudaron mucho con la postura para que la beba se prendiera bien, pero nos llevó tiempo. Y luego los comentarios, la ponés así para tomar?? siiiii!!! porque es la única forma que encontramos de poder tetar bien, y las piernas de mi hija colgaban casi en mi espalda de frente a la teta. Y acá estamos, no nos rendimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho ánimo Ana Laura, cuida esos pechos, si necesitas algún tratamiento antibiótico porque el dolor continúa hazlo,un abrazo, Myriam

      Eliminar
  8. Por cierto, estos productos me ayudaron mucho, la crema y los escudos protectores sobre todo. Y es fundamental la ordeñadora eléctrica, que vale carísima acá en Uruguay pero por suerte hay gente que la alquila y me saco un montón en un ratito para darle en la mema además de la teta. Gracias

    http://www.soymama.com.uy/bushi-linea-para-lactancia/

    ResponderEliminar
  9. A pesar de que ya pase por eso, yo, con 17 años, en ese momento, yo totalmente ignorante a la posibilidad de sufrir lo que sufrí, hoy después de tan solo 13 meses de amamantar, me siento orgullosa de no haber dejado me hacerlo, fue duro, si que lo fue, esas cosas que me decían, yo pensé que no iba a poder amamantar a mi beba, y seguí luchando por que de verdad quería hacerlo...
    Hasta las lagrimas me saco, el recuerdo de ese dolor incesante y de ver que iba al hospital y no había respuesta para mi...
    Aun así, hoy me siento orgullosa de haber seguido adelante, y ahora practicar la lactancia in tandem (ya que volví a quedar embarazada) , y recibiendo todo tipo de criticas en mi contra, por hacerlo... Y lo seguiré haciendo! Darle lo mejor a mis hijos, y más si viene de mi, es lo que me inspira a seguir adelante!

    ResponderEliminar
  10. HOla!!! me encantan tus relatos.. Mi hija tiene cerca de 9 meses y seguimos con la teta, seguimos y seguiremos hasta que ella quiera... me encanta dársela, cada vez más, es una experiencia increible

    ResponderEliminar
  11. Gracias.
    Después de 6 meses de lactancia materna diferida, tras deshidratación severa y pérdida del 35% de peso en los 10 primeros días de mi bebé, y una relactación con múltiples interferencias, he escuchado tantas cosas... que muchas veces cuando doy mi leche cuento que es la de lata preparada en casa para no dar explicaciones...
    Se agradece el respeto. De verdad. Gracias

    ResponderEliminar
  12. Bien, yo tengo dos, no son del inicio, pero quiero comartirlas, una de ellas muy dolorosa:
    Después de un aborto, por parte de un ginecólogo: "esto es culpa tuya, como das el pecho mientras estás embarazada? No sabes que la oxitocina provoca contracciones uterinas? Te has provocado el aborto" Para más señas era un bioquímico a las 6 semanas.
    Mi respuesta al ginecosaurio:"pues yo tenía entendido que los receptores de oxitocina del cerebro que activan las contracciones uterinas no entran en funcionamiento hasta el quinto mes de embarazo como pronto. Debo ser muy precoz".
    "Ay, sí. Tienes razón" Y tú eres obstetra!!!!!!!

    La segunda, el médico de cabecera de mi madre cuando la llevaba a un visita (ella sola no puede). Al verme con un bebé de 16 meses al pecho, comenta (acento argentino).
    "Perdone, pero no puedo retenerme, esto que hace usted no está bien, le está creando a su hijo una dependencia de la que no podrá zafarse en su vida"
    "Temo que esto no está demostrado, además, la Oms recomienda por lo menos hasta los 2 años y..."
    "la Oms puede dcir lo que quiera, yo soy terapeuta y se de lo que hablo!"
    "Bueno, pues siga con mi madre, que es su médico de cabecera, no el mío"

    ResponderEliminar
  13. Lo más fuerte es cuando tu hija/o es de dormir mal, en mi caso hija y se despierta mil veces por la noche, llora, tarda mucho en dormirse y tu familia (siempre sin querer hacerte daño) y amigos (igual manera), te sueltan que "Deberías de darle una ayudita, un bibi con unos pocos de cereales y dormiría mejor", al escuchar esto, negarte y seguir con tu fé tetera y ver que tu hija sigue durmiendo mal, empiezas a sentirte fatal contigo misma y pensar en que si estás haciendo bien o no, que si tu hija está pasando hambre por tu cabezonería de seguir con la lactancia...etc. y he decir, que dos días a la semana, como trabajo de noche, el papi le da esas noches un bibi con cereales, que no se come entero pero que "se supone que llena más" y oigans, mi hija se sigue levantando igual. Así que nada de que la teta deje con hambre y PUNTO. He dicho :). Siempre respetando con cariño los consejos, pero a veces no hacen más que poner un poquito más de candela a una situación estresante. Como el que no duerma bien en mi caso.

    Un abrazo a todxs.

    Muy buen post, me ha encatado.

    ResponderEliminar

  14. Para que escuchar frases que dañan?
    Solo una madre sabe que esta bien o no tan bien para su bebe. Soy mami de una nena de 4 años y un bebe de 6 semanas... a los dos doy tetita. Y que me digan lo que quieran los demas, ellos son felices. Que mas me da lo que digan los demás?
    Hay quien habla por no callar pero mas vale el silencio que el dolor que causan sus palabras. Yo me he sentido sola en ocasiones, pero hoy por hoy somo felices.

    ResponderEliminar

  15. Para que escuchar frases que dañan?
    Solo una madre sabe que esta bien o no tan bien para su bebe. Soy mami de una nena de 4 años y un bebe de 6 semanas... a los dos doy tetita. Y que me digan lo que quieran los demas, ellos son felices. Que mas me da lo que digan los demás?
    Hay quien habla por no callar pero mas vale el silencio que el dolor que causan sus palabras. Yo me he sentido sola en ocasiones, pero hoy por hoy somo felices.

    ResponderEliminar