miércoles, 1 de enero de 2014

Lo más leído del 2013

He hecho una recopilación de los posts más leídos del 2013. Un gran año para este blog. Espero que los disfrutéis e incluso que descubráis alguno. Un abrazo y... Feliz 2014! 

Gracias por estar ahí!

Las madres no somos como dicen por ahí

 

Las madres, las recién paridas no estamos deseosas de ponernos a dieta, ni de recuperar no sé qué dichosa figura, las madres (muchas) echamos de menos nuestra pancita y nos vamos adaptando poco a poco a los cambios… Queremos re-conocernos y re-descubrirnos en nuestros nuevos cuerpos y sabemos que dicho cuerpo es sabio y que todo volverá a su lugar, que no tiene porqué ser el mismo...

De madre a padre.

“eh, tú, si tú, el padre de x (y w, y z…), su compinche de juegos, eres un campeón!!!”


Tú, que te has levantado a las 8 un domingo lluvioso (el único día que puedes dormir) y (sin desayunar) llevas 30 minutos comentando las hazañas de Pocoyo o cualquiera de sus semejantes, eres un campeón...

 

De madre a madre
 

“eh, tú, si tú, la madre de x (y w, y z…), la equilibrista, te mereces un monumento!!!”

Tú, que te has levantado girada, porque las madres también nos levantamos del revés a veces, y has sonreído y dicho "buenos días" a tu hijo/a, con tu voz más dulce, te mereces un monumento...


Querida "niña mala"...

Querida "niña mala",



tan falta y a la vez tan repleta de Amor,
tú que nos acompañas a tod@s en nuestro camino,
tú que nos sirves de espejo,
tú que tienes a veces la difícil tarea de sanar un conflicto familiar (y eso que por la edad no te toca),
tú que siempre eres comparada y sales perdiendo,
tú, la hermana eterna de la “niña buena” porque no te quedó otra opción...


Las palabras puñal

Cada día usamos con nuestros hijos cientos, tal vez miles de palabras. 



En cada una de nuestras expresiones elegimos, consciente o inconscientemente, cada una de esas palabras, con su calidad emocional, con su poder como alimento o cuchillo, con su capacidad para cuidar y amar  o (algunas veces) destruir.


Las palabras puñal no solo destruirán a nuestros hijos, sino que si ellos/as no ponen remedio, si no hacen una revisión profunda de su infancia, seguirán circulando de generación en generación....

Cuando nadie me ve (La soledad en la niñez / adolescencia)

 

Casi a diario veo adolescentes que no son vistos/as. No los ven en sus casas, ni tampoco en la escuela. Los veo y me duelen desde su vulnerabilidad hecha fortaleza y su resiliencia.



A veces me pregunto cuándo dejamos de llamarlos niños/as para convertirlos en esos mini adultos/as que no son, por muy independientes que parezcan.


A menudo me ofrezco a escuchar, sin juzgar. Solo es necesario acercarse desde el respeto, observar y no pasar de largo. Hacerles saber que si te necesitan estás allí...


El día en que dejé de ver "la sombra” de las demás

 

Hubo un día en que dejé de ver "la sombra” de las demás. Llevaba un tiempo ya bailando con la mía y sentí, de repente, la necesidad de dejar de “juzgar”, imaginar o nombrar lo que no me pertenecía: la vida (con sus luces y sombras) de las otras mujeres con las que coincidía en el camino.




Desde ese día ya no salieron de mi boca, ni aparecieron en mis comentarios frases que son tan comunes que han dejado de rechinarnos en los oídos. Frases que forman parte del cotidiano de muchas mujeres, aunque no deberían existir. Frases como:



“A quiere un parto natural pero seguro que no puede y acaba en cesárea, se ve venir” (...)


Myriam Moya Tena 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario